Debemos tener presente que las nuevas tecnologías han dado y están dando lugar a nuevas formas delictivas que no podemos pasar por alto, puesto que en muchas ocasiones suelen ser sofisticadas como el hacking y en otras al alcance de cualquiera (p. Ej. Publicar datos íntimos de terceros).

Son muchas las conductas delictivas que se generan a través de las nuevas tecnologías, por lo que consideramos necesario analizarlas brevemente:

  1. Phising, consiste en la pesca u obtención fraudulenta de contraseñas bancarias con el fin de transferir dinero a otro país a nombre de personas de difícil identificación por la policía del Estado en cuyo territorio se efectúa el acceso inconsentido. Suele estar dividido en cuatro fases:
    1. Averiguación de las contraseñas
    2. Acceso a la cuenta bancaria
    3. Realización de transferencias
    4. Recepción del dinero
  2. Carding, consiste en el copiado fraudulento de tarjetas de crédito y debito para la adquisición fraudulenta de bienes. Esta modalidad de estafa informática se produce en concurso con un delito de falsedad en documento mercantil.
  3. Pharming, se trata de un ataque informático a través del cual su autor manipula las direcciones DNS directamente en los servidores DNS o bien atacando un ordenador concreto, de tal forma que todos los usuarios que pretendieran acceder a esa dirección IP en el primer caso, o el usuario afectado en el segundo, se vieran afectados por el fraude y serían conducidos a una página web falsa controlada por el autor, a través de la cual trata de recabar la información necesaria para obtener el beneficio económico.
  4. Ciberbulling, conocido como el acoso escolar
  5. Grooming, ciberacoso sexual de menores de edad
  6. Sexting, difusión de imágenes de contenido sexual sin autorización
  7. Sextorsión, técnica consistente en pedir dinero a cambio de no difundir imágenes comprometidas o de contenido sexual

Se trata de uno de los retos actuales a los que debemos hacer frente estableciendo tanto medidas preventivas como reactivas imponiendo sanciones penales. En la legislación española se ha ido adaptando a estas formas delictivas y lo ha realizando tipificando estas conductas delictivas tanto a través de subtipos como creando nuevos delitos específicos para ello.

¿Qué es la Ciberseguridad?

Las breves explicaciones realizadas anteriormente en los entornos digitales tienen su otra cara de la moneda en la disciplina de la ciberseguridad, entendida, de acuerdo con ISACA (Information Systems Audit and Control Association) como la “protección de activos de información”.

En el ámbito nacional esta faceta esta controlada por dos cuerpos especializados en la investigación y lucha contra los cibercrimenes:

  1. la Unidad de Investigación Tecnológica de la Policía Nacional
  2. el Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil

¿Cuáles son las fases de la ciberseguridad?

Para estar protegidos de los riesgos en la actualidad hay que tener en cuenta los diferentes procesos de ciberseguridad para tratar de lograr la efectividad de cada una de las fases en las que aplicarlos.

Las fases del proceso son tres:

 

  1. Prevención: trataremos de reducir en la medida de lo posible los riesgos
  2. Localización: debemos tratar de localizar donde radica el problema.
  3. Reacción: dar una respuesta técnica a la amenaza identificada

¿Conoces Letslaw?

Nosotros podemos ayudarte. Escríbenos si necesitas asesoramiento legal y no dudes en contactarnos ya que somos especialistas en tales materias.