¿Sabes qué es el Malware? En el día a día los usuarios se enfrentan a constantes amenazas mientras hacen uso de sus dispositivos tecnológicos provocados por los ataques programas de Malware en los mismos y de los que la mayoría no son conscientes.

1. ¿Qué es el Malware?

Se conoce como Malware a un tipo de software malicioso que puede infiltrarse en un hardware. Es decir, en cualquier dispositivo tecnológico como un ordenador, teléfono móvil, tablet o sistema análogo de información y procesamiento de datos. Y, ¿Qué ocurre cuando un Malware se infiltra en nuestros dispositivos? Las consecuencias serías que podría afectar al funcionamiento del dispositivo o robar sus datos.

2. ¿Cuáles son los tipos más comunes de Malware?

Dependiendo del objetivo con el que se introduce en un dispositivo o de la forma en la que actúa para dañarlo, podemos encontrarnos diferentes tipos de Malware:

  1. Los Virus: Este tipo actúa sustituyendo el código fuente en el sistema, destruyendo los archivos o programas infectados y propagándose para infectar a otras áreas del sistema.
  2. Los Gusanos: Este tipo se propaga por medio de redes de archivos compartidos, correo electrónico, o redes locales, por ejemplo. Se alojan en la memoria del dispositivo y se duplican hasta que consumen sus recursos.
  3. Los Troyanos: Suelen utilizarse por los llamados “piratas informáticos” para acceder al dispositivo de un tercero con fines maliciosos. Estos Malware suele presentarse con extensiones como .exe, .vbs, o, .bat.
  4. Los Spyware: Su objetivo es recabar información sobre el usuario, con lo que tiene acceso a los datos almacenados, el historial de navegación, contraseñas o cuentas bancarias, entre otros. Se introduce normalmente a través de otro software en sitios web de descargas.
  5. Los Adware: Su finalidad es mostrar publicidad insistentemente al usuario que navega por una web, aunque en ciertas ocasiones actúa para recopilar información del usuario. este tipo de Malware también se introduce a través de otro software.
  6. Los Ransomware: Su finalidad es secuestrar datos de internet para posteriormente pedir un rescate por ellos. Lo recomendado por expertos en seguridad informática es que no se pague dicho rescate ante la falta de garantía de que se devuelvan los datos robados.
  7. Los Riskware: Se trata de un tipo sin objetivos maliciosos, no obstante puede causar errores de seguridad en los dispositivos y potenciar los ciberataques de otros tipos de Malware.

3. ¿Cómo prevenir el Malware?

Para prevenir que un Malware se infiltre en los dispositivos de un usuario, lo más importante es contar con un antivirus para protegerlo. Sin embargo, hay otros aspectos a tener en cuenta que pueden evitar la presencia de estas amenazas y dependen del comportamiento del usuario. Algunos de los consejos para prevenir el Malware serían los siguientes:

  1. Ser precavido a la hora de introducir cualquier tipo de dato personal en los sitios web de internet o publicarlos en redes sociales.
  2. No abrir correos electrónicos si no se reconoce el remitente.
  3. Actualizar el software de los dispositivos ya que la obsolescencia del mismo potencia la infiltración del Malware.
  4. Ser precavido a la hora de descargar un archivo de un sitio web desconocido.

4. ¿Cómo puedo protegerme frente al Malware?

A parte de mantenerse atento ante estas situaciones, es necesaria la utilización de herramientas de protección frente al Malware. Por ello es fundamental que un dispositivo esté protegido por un paquete de software antivirus que sea eficaz.

Estos antivirus son sencillos de descargar e instalar y son capaces de reconocer y advertir al usuario de amenazas de Malware, como el intento de ocultarse dentro del dispositivo. Además, estos antivirus detectan y advierten sobre los sitios web sospechosos en internet, especialmente si están diseñados para proteger el dispositivo de técnicas de “Phishing” por las que se engaña al usuario para que ingrese su contraseña o número de cuenta en el sitio web.

En definitiva, aunque ninguna herramienta de protección es absolutamente eficaz, si se combina con la precaución del usuario dará lugar a que sus dispositivos y los datos que almacenan en ellos estén lo más seguros posibles. Es por ello que es necesario prestar atención a las comunicaciones, sean o no comerciales, recibidas al buzón de correo electrónico, o a los sitios web susceptibles de albergar publicidad engañosa.