El exlíder separatista catalán Carles Puigdemont ha pedido a las autoridades españolas que inhiban y prohíban la venta de un jamón curado de origen andaluz cuya marca y logotipo infringiría, en su opinión, sus derechos de imagen.

El logo de la marca “Pig Demont” se caracteriza por incluir la imagen de un cerdo estilizado con un peinado y gafas que podrían evocar a los respectivos de Puigdemont.

El abogado del exlíder, Jaume Alonso Cuevillas, dijo a la televisión española que el logotipo es “ofensivo” y “fonéticamente similar a un apellido [que la marca] no está autorizada a usar”. Indicó además que ya se han tomado medidas necesarias para impugnar el intento de la empresa andaluza de registrarlo. Así efectivamente es, en las próximas semanas deberíamos poder ver el resultado decisional sobre esta oposición ante la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM).

pigdemont
pigdemont

El empresario Alberto González de la comunidad autónoma española de Andalucía es el propietario de la marca “Pig Demont”. El Sr. González cambió la marca de su negocio en diciembre de 2017, justificando dicha decisión con que el nuevo nombre de su negocio sería una amalgama de la palabra “Cerdo” (Pig) y “du mont” (francés para “monte”). En francés, dijo, el nombre se traduce aproximadamente como “cerdo de montaña”.

El titular de esta solicitud de marca afirma que “[Puigdemont] no tiene la propiedad intelectual sobre ese corte de pelo, el logotipo no refleja su apariencia”, dijo a la emisora ​​de radio española COPE. “Si se ve reflejado en la caricatura de un cerdo, ese es más su problema que el mío”.

La compañía de Sr. González también vende un vino llamado “Rufian”, que comparte el apellido de Gabriel Rufian, un miembro del parlamento español del partido independentista ERC.

Puigdemont, que huyó a Bélgica en octubre pasado, fue detenido en Alemania en marzo después de que España emitiese una orden de arresto europea contra él.

Madrid quiere extraditarlo a España para juzgarlo por cargos de rebelión y uso indebido de fondos públicos y por organizar un referéndum por la independencia en Cataluña en octubre, pese a que los tribunales declararon el hecho ocurrido inconstitucional.

Veremos próximamente que pasará con este tema de propiedad intelectual, es posible que el exlíder catalán se enfrente a un enésimo disgusto.