El día 12 de septiembre de 2018, el Parlamento Europeo, en sesión plenaria, aprobó una serie de Enmiendas sobre la propuesta de Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo sobre los derechos de autor en el mercado único digital. De este modo, el Parlamento ha respaldado los artículos 11 y 13 de la Directiva, que habían venido enfrentando a los creadores de contenido, por un lado, y a las plataformas digitales, por otro.

Entre los importantes cambios adoptados por la Cámara cabe señalar los siguientes:

  • Las grandes compañías tecnológicas deberán compartir sus beneficios con artistas y periodistas. El objetivo es asegurar que los artistas, en concreto los músicos, los intérpretes y guionistas, así como editores y periodistas, reciban una parte equitativa de los ingresos generados por su trabajo cuando éste es compartido en plataformas tales como YouTube o Facebook, y en agregadores de noticias como Google News.
  • Remuneración justa para artistas y periodistas e incentivos para las compañías emergentes. Con esta Enmienda, el Parlamento Europeo introduce la responsabilidad de las plataformas online y los agregadores en cuanto a las vulneraciones de los derechos de autor que puedan cometer. En la práctica, esta responsabilidad se plasma con una compensación económica a los titulares del material protegido por derechos de autor que distribuyan. Además, con la finalidad de animar a la creación de nuevas empresas, se excluye del ámbito de aplicación de la Directiva a las plataformas más pequeñas.
  • Protección de la libertad de expresión. Se incluyen medidas para garantizar que se respetan los derechos de autor en el entorno digital sin obstaculizar la libertad de expresión tan importante en internet.
  • Wikipedia y otras plataformas de “software” de código abierto no se verán afectadas. Las enciclopedias en línea sin fines comerciales estarán excluidas del cumplimiento de las reglas de protección de los derechos de autor.
  • Refuerzo de los derechos de negociación de autores e intérpretes. El Parlamento Europeo introduce la posibilidad de que los autores e intérpretes reclamen una remuneración adicional a quien explote sus derechos cuando la remuneración inicialmente acordada entre ambos sea “desproporcionadamente” menor en comparación con los beneficios obtenidos. Asimismo, se faculta a los autores e intérpretes para revocar o poner fin a la exclusividad de una licencia de explotación por su trabajo si se considera que el titular de los derechos de explotación no está ejerciendo este derecho correctamente.

Tras la aprobación por el Parlamento de este texto por 436 votos a favor, 226 en contra y 39 abstenciones, la polémica reforma dará ahora el salto al Consejo, donde los gobiernos de los Estados miembros deberán aprobar una posición conjunta que decida si finalmente la propuesta se convierte en Directiva.