En el mes de diciembre hemos tenido conocimiento de la sentencia confirmatoria que ha dictado la Audiencia Provincial de Granada sobre el caso Masaltos.

Esta resolución ratifica la sentencia dictada por el Juzgado Mercantil de Granada con fecha 9 de octubre de 2012, en la que se estimaba parcialmente la demanda interpuesta por el representante legal de Maherlo Ibérica S.L.

La sentencia confirma que se ha producido una infracción de los derechos de propiedad industrial, el uso de las marcas comerciales de Masaltos por parte del demandado por lo que se le condenó a cesar en dichos actos, a abstenerse de usar de las marcas comerciales registradas por el titular de Masaltos como palabra clave (keyword) en los motores de búsqueda de Internet y, a abstenerse de usar como nombre de dominio www.masaltos.net o cualquier otro que contenga el término “Masaltos”. Del mismo modo, se condenó a la parte demandada a indemnizar a Maherlo Ibérica S.L. en la cantidad de 33.621’99 €, por los daños y perjuicios causados.

La Audiencia Provincial ha fundado su resolución amparándose en la Ley 17/2001, de 7 de diciembre, de Marcas, la cual confiere al titular de una marca el derecho exclusivo de utilizarla en el tráfico económico; lo que implica por un lado que el titular de la marca dispone, en exclusiva, de las tres facultades siguientes: a) facultad de aplicar la marca o producto; b) facultad de poner en el comercio o introducir en el mercado productos o servicios diferenciados mediante la marca; y c) facultad de emplear la marca en la publicidad concerniente a los productos o servicios diferenciados a través de la marca.

Por otra parte, el titular de la marca registrada tiene la facultad de prohibir que los terceros hagan uso de su marca, prohibición que se extiende tanto a los signos iguales como a los confundibles, y comprende tanto a los productos idénticos como a los similares, ya que éstos pueden inducir a confusión en el mercado o generar un riesgo de asociación entre las marcas.

Masaltos no dudó en ejercitar la acción de prohibición recogida en el artículo 41 de la Ley de Marcas para denunciar la fragrante infracción de sus derechos de propiedad industrial, ocasionada por el demandado al utilizar éste las marcas comerciales registradas por Maherlo Ibérica S.L, en sus dominios y como keywords en enlaces patrocinados por Google AdWords, con el ánimo de conseguir así una confusión entre los consumidores y aprovecharse indebidamente de la reputación de Masaltos.

La resolución destaca que esta práctica no hace más que crear un riesgo de confusión sobre el origen empresarial de los productos, lo cual representa una violación contra lo que es función esencial de la marca.

Inevitablemente, el riesgo de confusión comprende el riesgo de asociación, la percepción equivocada de los consumidores sobre el origen del producto les hace pensar que si bien las empresas son diferentes, pertenecen a un mismo grupo empresarial, por lo que generalmente no dudan a la hora de adquirir el producto. De hecho, Masaltos pudo demostrar que 896 usuarios que buscaron en los motores de búsqueda su marca, acabaron en el portal web de la parte demandada.

Pues bien, en este caso la Audiencia de Granada no dudó en calificar esta práctica como una vulneración de derechos de la marca del titular, acusando a la condenada de recurrir a una competencia parasitaria al utilizar las marcas ajenas del actor para aprovecharse de la confusión creada y así captar los clientes de Masaltos.

La sentencia favorable del caso Masaltos, constituye un nuevo precedente, y que abre la puerta a que todos los titulares afectados por este problema puedan interponer las acciones legales pertinentes, contra aquellos anunciantes que hasta hace poco quedaban impunes tras la utilización de las marcas de otro, obteniendo un lucro a costa del titular de la misma para conseguir más clientes.

Letslaw es un despacho de abogados especializado en protección de datos, derecho de Internet y propiedad intelectual.