El registro de marcas deportivas en España sigue el procedimiento común de registro del resto de marcas, con la diferencia de que en este caso estaremos ante una marca deportiva.

En las siguientes líneas revisaremos cuál es procedimiento a seguir para poder concluir con éxito el registro de una marca deportiva, desde el momento de la presentación de la solicitud, hasta la finalización del procedimiento con la esperada concesión.

Durante todo el proceso para la obtención de un registro satisfactorio de nuestra marca, resultará fundamental contar con el asesoramiento de un profesional especializado en este tipo de tramitaciones.

 

Investigación de la marca

El paso previo en toda solicitud de marca consistirá en llevar a cabo un análisis previo sobre otros antecedentes registrales que puedan existir en el mercado en comparación con nuestra marca.

Esto implica que será necesario llevar a cabo un análisis sobre otros antecedentes registrales relacionados con marcas idénticas o parecidas que ha hayan sido solicitadas o concedidas.

Este análisis tendrá por objeto definir la viabilidad de proceder al registro de nuestra marca deportiva. Para ello, la búsqueda de antecedentes similares o idénticos al de nuestra marca lo deberemos de llevar a cabo realizando búsquedas en el registro de marcas de la OEPM, el registro de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (en adelante, la EUIPO), y deberemos de revisar también aquellos registros de Marcas Internacionales con efectos en España.

Es necesario tener en cuenta que las solicitudes de marca se llevan a cabo para determinadas clases dentro de los 45 tipos de clases disponibles en la clasificación internacional de Niza. En este sentido, si encontrásemos en las bases de datos de marcas registros idénticos o similares a nuestra marca, la solicitud deberá realizarse al menos para aquellas clases que no hayan sido solicitadas en esos registros anteriores al nuestro.

Una vez analizados los antecedentes marcarios anteriores, y considerando que nuestro experto haya dado “luz verde” al registro, será necesario proceder a presentar la solicitud ante la Oficina Española de Patentes y Marcas, o bien ante el registro del país sobre el que deseemos obtener la protección registral para nuestra marca.

En este sentido, es necesario tener en cuenta que la protección concedida por la marca Europea otorga protección en todos los países miembros de la Unión Europea, debiendo proceder en este caso a presentar la solicitud de marca ante la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea, con sede en Alicante.

 

Solicitud de marca a través de la Oficina Española de Patentes y Marcas

La presentación de la solicitud de marca deberá realizarse o bien de manera presencial, mediante los formularios normalizados correspondientes, o bien de manera telemática.

Una vez presentada nuestra solicitud de marca, en el plazo de un mes se publicará dicha solicitud en el Boletín Oficinal de la Propiedad Industrial (BOPI).

 

Tramitación y concesión

Desde la publicación en el BOPI, se iniciará un plazo de 2 meses para que terceros puedan plantear oposiciones. Si no hubiese oposiciones a nuestra marca, será concedida dentro de aproximadamente 5 meses desde la presentación de la solicitud, estando en vigor por periodos de 10 años, renovables de forma indefinida mediante el pago de las tasas correspondientes.

En este sentido, es necesario destacar el hecho de que los registros de marcas, a diferencia de otros derechos de propiedad intelectual e industrial como el derecho de autor o una patente, se conceden de forma ilimitada en el tiempo mediante el abono de las correspondientes tasas de registro cada periodo de 10 años.

 

Letslaw

Desde Letslaw contamos en nuestro equipo con agentes de marcas especializados en llevar a cabo solicitudes de registro a nivel internacional.