La lucha legal de una década termina con el fallo del TJE de que la “barrita” de chocolate no puede ser susceptible de protección como marca. 

Es una cuestión que ha sido debatida por algunas de las mejores personalidades europeas en el campo de la Propiedad Industrial durante años: ¿hay algo único sobre un KitKat? El veredicto llegó a finales de julio de este año cuando el Tribunal de Justicia Europeo (ECJ) sentenció que la barra de chocolate de cuatro dedos de KitKat no merece protección en la UE como marca.

El TJE confirmó la sentencia anterior del Tribunal General (TG) la cual falló que el bar KitKat no es suficientemente conocido por los consumidores medios de la UE como para merecer protección en este sentido. Las “cuatro barras trapezoidales alineadas en una base rectangular”, como el tribunal describe el “producto KitKat de cuatro dedos”, no podrán pues tener derecho a protección frente a posibles plagios.

La decisión es un duro golpe para Nestlé, el fabricante de dicho bar, que ha pasado 11 años envuelto en un costoso desafío legal ante los tribunales europeos. La decisión de no proteger la barrita tridimensional de KitKat sí se esperaba después de que el Abogado General del TJE aconsejara la vía que finalmente siguió dicho tribunal indicando que el bar no era suficientemente conocido en países concretos como Bélgica, Irlanda, Grecia y Portugal, aunque sí concluyó que en Dinamarca, Alemania, España, Francia, Italia, Países Bajos, Austria, Finlandia y Suecia era, de lo contrario, bien conocido por el consumidor medio.

Esta batalla legal comenzó en 2002 cuando KitKat solicitó la protección de su diseño en la Oficina de Propiedad Intelectual de la UE (EUIPO). Se otorgó protección de la misma como marca por dicha oficina, pero la competidora Cadbury Schweppes impugnó esta decisión en 2007, lo cual provocó una diatriba de 11 años hasta ahora.

“Creemos que la evidencia encontrada a través de encuestas y otras pruebas demuestra que la forma familiar de nuestro ícono KitKat de cuatro dedos es lo suficientemente distintivo como para ser registrada como marca comercial en la UE” siguen sosteniendo desde Nestlé.

El fallo del tribunal solo es la última de las batallas legales relacionadas con barras de chocolates entre estas compañías. Los dos rivales en la disputa KitKat nuevamente han estado discutiendo en los tribunales después de que Nestlé bloquease el intento de Cadbury de usar el tono púrpura típico de los chocolates del primero relacionado con los envoltorios de su chocolates. Y posiblemente esto no se acabe aquí…