Te mostramos la última Sentencia del Tribunal General de la Unión Europea en materia de marcas donde se establece la nulidad de la marca perteneciente a la famosa cadena de restaurantes italianos “LA MAFIA SE SIENTA A LA MESA” por  ser contraria al orden público.

El Tribunal General de la Unión Europea de Luxemburgo ha confirmado – de conformidad con los artículos 7 y 52 del Reglamento (CE) no. CE 207/2009 – la solicitud de nulidad presentada por la República de Italia en contra de la marca comunitaria “LA MAFIA SE SIENTA A LA MESA” (aquí la decisión).

La República de Italia, personada como demandante, alegó desde el principio de esta historia judicial que la marca “LA MAFIA SE SIENTA A LA MESA” para productos y servicios comprendidos en las clases 25 (prendas de vestir), 35 (entre otros servicios, franquicias relacionadas con la provisión de alimentos y bebidas y cafés) y 43 (servicios para proporcionar alimentos y bebidas, servicios de bares, cafeterías, restaurantes) sería contraria al orden público e iría claramente en contra de los principios generales de integridad y moralidad. Con este fin, la demandante subrayó que no se debe permitir “explotar comercialmente una marca que se refiera expresamente a una organización criminal como la Mafia, sobre cuyas actividades delictivas se ha abundantemente hablado a nivel internacional y que ha causado, y sigue causando, daño y sufrimiento a individuos, empresas, instituciones y a la sociedad en general.

Debido a las consecuencias profundamente negativas generadas por los actos criminosos realizados por miembros de esta organización incluyendo sus “filiales”, cualquier ciudadano italiano, y no solo, podría considerar los términos “Mafia” o “mafioso” una evidente ofensa a su persona y a la sociedad que le representa”. Además, la demandante hizo hincapié en que el uso de tal signo para restaurantes pondría en peligro la “imagen internacionalmente reconocida de la cocina italiana en general en el mundo”.

Por otro lado, la defensa del titular de la marca se basó en los siguientes argumentos: i) la referencia a una palabra que sugiere, entre otras, conceptos relacionados con “criminalidad, atentados, etc.” no tiene por qué ser sinónimo de promoción o apoyo a actividades delictivas; ii) la palabra “Mafia” puede tener otros significados relacionados con valores positivos tales como “familia”, “unión” o “comunión”; iii) el consumidor medio en este caso debería de ser identificado, a los fines del examen de la marca, entre otros, la “familia española que se sienta a la mesa de un restaurante italiano”. La División de Anulación de la Oficina comunitaria consideró que la marca en cuestión es y tiene que ser definida como contraria al orden público y a los principios establecidos de moralidad, incluso si “alguien pudiera intentar argumentar que el consumidor español medio no tuviera porqué estar al tanto de las atrocidades cometidas por la Mafia y los consecuentes sufrimientos causados – lo cual tampoco es el caso”. El TG respaldó por lo tanto y confirmó lo antedicho en su decisión aquí en objeto.

La cadena de restaurantes española titular de esta marca no podrá por tanto utilizar este signo “distintivo” jamás. La cadena, que tiene 40 restaurantes del estilo en España, tendrá pues que recurrir a otro nombre, esperemos esta vez muy distinto del anterior.

En Letslaw contamos con especialistas en Propiedad Industrial ofreciéndote un completo asesoramiento en la protección de tus intangibles.