Repasamos todos los aspectos legales para e-commerce. Cuando una empresa decide abrir un e-commerce, son muchos los aspectos que tiene que resolver antes de poner en marcha su proyecto y, en general, la primera de ellas no suelen ser los aspectos legales.

Sin embargo, resulta un tema de vital importancia, no solo por el riesgo que supone descuidar los aspectos que generan garantías al consumidor, sino porque precisamente el éxito de cualquier estrategia digital radica en la capacidad que la empresa tenga de reducir la incertidumbre del usuario y generar credibilidad y confianza en su marca.

Toda empresa que realice distribución, venta, compra, marketing y suministro de información de productos o servicios a través de Internet debe cumplir con una serie de requisitos impuestos por la legislación en materia de privacidad o la Ley de Servicios de Sociedad de la Información (LSSI), entre otras.

 

¿Qué aspectos legales ha de recoger cualquier e-commerce?

Un primer factor que resulta decisivo a la hora de crear un e-commerce es la elección de la forma jurídica a través de la cual vayamos a operar.

En este sentido, debemos decidir si constituir una sociedad mercantil o bien darnos de alta como autónomos. Dicha decisión contará con una serie de implicaciones entre las que destacan especialmente las del punto de vista fiscal.

Una vez decidida la forma jurídica a través de la cual el e-commerce vaya a operar en el mercado, deberá tener en cuenta otra serie de aspectos legales.

Clasificar si se trata de un negocio B2C o B2B, delimitar los puntos de ventas en donde pretendamos llevar a cabo nuestra actividad (¿queremos vender en Amazon u otros marketplaces?, ¿podemos hacerlo?), elaborar una estrategia de marketing digital adecuada o prestar atención a las normas en materia de publicidad, son solo algunos ejemplos.

Además, todo e-commerce debe contar con una serie de textos legales correctamente implementados en su sitio web y con unos Términos y Condiciones en donde se explique al usuario el funcionamiento y los servicios ofrecidos por la empresa. Los Términos y Condiciones rigen el uso que se le da al sitio web de la empresa y a cualquiera de los contenidos disponibles por o a través de él, incluyendo cualquier contenido derivado del mismo. Es en este documento en donde se debe recoger, entre otra, el precio y la forma de pago, los métodos de devolución o la información relativa al plazo mínimo de catorce días naturales para ejercer el derecho de desistimiento que la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios otorga a los clientes, por ejemplo.

Por otra parte, será necesario tener en cuenta la legislación en materia de propiedad intelectual o normativas específicas que resulten de aplicación dependiendo de la actividad a la que nos vayamos a dedicar.

 

Asesoramiento legal para ecommerces

A la hora de poner en marcha un e-commerce resulta muy importante tener muy claro desde un principio, todos los aspectos legales que nos resultarán de aplicación, así como cuál será la estrategia a seguir, tanto para evitar posibles sanciones como para obtener el mayor beneficio y garantías que la ley nos otorga.

En este proceso, resulta clave contar con un asesoramiento legal apropiado, que apoye al e-commerce en todos los aspectos a tener en cuenta desde los momentos previos a su creación y en el día a día de su actividad empresarial, tales como:

 

Forma jurídica.

Optar por una forma jurídica adecuada a nuestro modelo de negocio, resultará clave desde el punto de vista fiscal, por ejemplo. Decidir constituir una sociedad mercantil u operar como autónomo y realizar los trámites jurídicos para ello resulta indispensable como paso previo a comenzar un negocio.

 

Protección de datos, comercio electrónico y defensa de consumidores y usuarios.

Todo e-commerce deberá contar con una serie de textos legales correctamente implementados en su sitio web que les permita, por ejemplo, utilizar los datos recabados de sus usuarios para llevar a cabo campañas de marketing de acuerdo a lo establecido por la normativa en materia de protección de datos. Así, deberá contar con un aviso legal, una política de cookies y una política de privacidad correctamente adaptadas a la normativa vigente.

Además, será necesario contar con los Términos y Condiciones de contratación.

 

Propiedad intelectual e industrial.

Sin duda, un factor clave tanto a la hora de crear un e-commerce como cuando estemos ya operando en el entorno digital, será la protección de nuestros intangibles.

La estrategia de propiedad intelectual que vayamos a llevar a cabo en nuestro negocio, podrá variar en función de la actividad que realicemos, de qué consideramos necesario proteger y de las posibilidades que existan para ello. Así, es necesario tener en cuenta las marcas y los nombres de dominio, las patentes, los derechos de autor o el diseño industrial y adaptar las posibilidades que nos ofrecen a nuestra casuística concreta.

 

Normativa en materia de publicidad.

La legislación en materia de publicidad regula e impone una serie de prohibiciones a la hora de llevar a cabo publicidad de determinados productos o servicios y establece una serie de supuestos en los que la publicidad será considerada ilícita. Así, es importante tener en cuenta la regulación existente en relación al tabaco y alcohol, la existencia de restricciones a la hora de elaborar publicidad dirigida a menores, o los casos en los que la publicidad se considera discriminatoria, por ejemplo.

En definitiva, son muchos los aspectos legales a tener en cuenta a la hora de crear y operar en el mercado a través de un e-commerce. Contar con un asesoramiento jurídico profesional y adecuado resulta indispensable tanto para cumplir la ley como para aprovechar las oportunidades de protección y garantías que la misma ofrece.

 

LETSLAW

Letslaw es un despacho de abogados especializados en derecho digital y protección de intangibles con amplia experiencia en el asesoramiento jurídico completo a las empresas que operan en el entorno digital.