¿Qué pasa si se difunden fotografías o videos íntimos míos? En España, esta práctica ya se tipifica como delito.

El pasado 11 de octubre se aprobó el anteproyecto de ley que modifica nuestro Código Penal e incluye 4 nuevos  delitos. Uno de estos delitos es el ya conocido socialmente como “sexting” o difusión de imágenes o videos íntimos sin el consentimiento de los titulares de esas imágenes.

En concreto, será castigado con hasta un año de prisión quien difunda imágenes o grabaciones íntimas obtenidas con consentimiento de la víctima pero sin autorización para su difusión. Un ejemplo de esto sería el  tan sonado caso de la concejal socialista de los Yébenes, Olvido Hormigos, quien fue expuesta públicamente tras la difusión de un vídeo íntimo  que puso en entre dicho su imagen.

Esta práctica, que contempla el envío de mensajes, fotografías y vídeo de tono sexual se ha convertido en uno de los mayores peligros en internet afectando especialmente a jóvenes pero también a usuarios de todas las edades.

En cuanto a las formas involuntarias de perder el control de imágenes de contenido sexual, están el robo o pérdida del teléfono móvil, o del ordenador,  o por algún tipo de hacking, que también esta tipificado en el Código Penal como delito. A veces éstos usan programas de recuperación de datos, que les permiten incluso recuperar archivos eliminados del ordenador, si no se ha realizado un borrado seguro. En resumen, hay distintos modos de conseguir el acceso a la información y hay expertos en encontrar la manera de acceder a ésta.

En el caso del sexting entre adolescentes, se trata de un riesgo adicional pues imágenes pueden entrar en un circuito de pornografía de menores y pederastia.

El fenómeno denominado sexting representa uno de los mayores problemas en cuanto a la utilización de Internet y las nuevas tecnologías por parte de los adolescentes y es por ello que, con esta reforma del Código Penal, se empezará a frenar esta práctica de manera tan desordenada y recurrente entre la población y se empezará a educar en este ámbito a las nuevas generaciones.

 

Letslaw es un despacho de abogados especializado en derecho de internet, derecho digital y de los negocios.