Instagram está tomando medidas contra la actividad de cuentas falsas que proliferan en su plataforma. 

Empezó ya hace un año con el cierre de Instagress, un popular servicio de terceros que se anunciaba como una forma automatizada de “obtener seguidores de Instagram reales y convertir tu perfil en increíblemente popular”.

Instagress dijo que se vio obligado a cerrar su servicio por orden de Instagram (propiedad de Facebook, Inc.). Instagress básicamente ofrecía un servicio de pago a sus usuarios para que sus cuentas “gustasen” automáticamente y pudiesen además comentar otras fotos para ganar seguidores.  La herramienta creaba un pequeño robot clon del usuario mismo, con los mismos intereses, estilo, etc. que luego empezaba a interactuar con otros perfiles de forma automatizada y con el único objetivo de ganar seguidores.

Los últimos acontecimientos indican que Instagram sigue en su lucha hacía la limitación de la proliferación de la llamada actividad bot en su plataforma. Un portavoz de Instagram dijo a Business Insider que “no hacemos comentarios sobre aplicaciones específicas” y compartió un enlace de la política de desarrolladores de Instagram, donde se prohíbe la venta de datos de usuarios de Instagram por parte de terceros.

En una publicación reciente en PetaPixel, un fotógrafo llamado Calder Wilson describió cómo usó Instagress durante dos años para recibir “likes” sobre miles de fotos y hacer a su vez cantidad de comentarios a otras fotos de usuarios (sin ser el en hacerlo, claro – estamos hablando de una realidad completamente falseada) durante meses.

Un estudio de investigación de principio de este año estimó que alrededor del 12% de todas las cuentas de Instagram son posiblemente cuentas spam automatizadas y que, además, miles de servicios de terceros “venden” falsos seguidores o realizan actividad fraudulenta en la plataforma.

Una realidad difícil de controlar. Aun así, pregúntale algo a un robot y verás si te contesta o no.