El 10 de junio de 2016, easyGroup Ltd presentó una solicitud de marca comunitaria para esta marca figurativa en los colores naranja y blanco para varios productos y servicios, incluyendo servicios financieros y bancarios.

La Oficina Europea de la Propiedad Intelectual rechazó inicialmente esta solicitud de marca y la decisión fue ahora confirmada por el Grand Board of Appeal de la misma que argumentó sus razones como descrito en el resumen que les presentamos a continuación.

Independientemente del carácter descriptivo, la connotación laudatoria de la palabra “easy” (“fácil”) hace que carezca de carácter distintivo. Como todos los actores en el campo financiero son ‘bancos’ y como el consumidor espera o al menos desea que todos los bancos que compiten en el mercado les ofrezcan soluciones y servicios ‘fáciles’, el signo solicitado no puede funcionar para así distinguir estos servicios.

No hay nada en el signo en su conjunto que, más allá del obvio significado elogioso de ‘EASYBANK’, permita al público relevante memorizar el signo de forma fácil e instantánea como marca distintiva para los servicios solicitados. Además las características gráficas del signo no confieren carácter distintivo al signo en su conjunto y el consumidor relevante no percibirá estas características gráficas como un plus distintivo en el sentido de denotar un origen comercial.

Los elementos verbales del término solicitado tienen un significado claro. Según lo citado por el examinador con referencia a un diccionario estándar, y ni siquiera cuestionado por el solicitante, la palabra “fácil” como antónimo de “difícil” denota que se puede realizar una acción o que se puede lograr un resultado sin esfuerzo. Por otro lado, “banco” es la palabra común para una institución financiera. El significado de “fácil” denota tal acción o resultado como deseable. Los consumidores buscarán productos que sean “fáciles de usar” y servicios posteriores que se presten de tal manera que la vida se haga “fácil” para el consumidor. Vista desde esa perspectiva, la palabra “fácil” también denota características altamente deseables de los servicios solicitados, en otras palabras, es de hecho laudatoria.

Una marca que consiste en tal neologismo permanece descriptiva si cada uno de los elementos verbales de los que consiste es descriptivo por sí mismo y si la combinación de esos elementos no es más que la suma de sus partes. El simple hecho de reunir dos elementos de palabras descriptivas sin introducir variaciones inusuales, en particular en cuanto a sintaxis o significado, no puede quedar como resultado una marca que consiste exclusivamente en signos o indicaciones que pueden servir, en el comercio, para designar características de los productos o servicios.

Las cosas no han avanzado pues esta vez de manera tan “easy” para la compañía inglesa easyGroup…veremos ahora si recurren al Tribunal General de Luxemburgo.