Uno de los sectores del derecho que recientemente se presenta como tendencia no sólo entre la oferta formativa de escuelas de negocio y universidades, sino también entre la prestación de servicios y productos jurídicos de despachos de abogados, es el derecho deportivo.

¿Qué regula el derecho deportivo?

La “moda” en relación con esta área del derecho no tiene que ver tanto con la especialización en un área en concreto del derecho, sino más bien con la conexión multidisciplinar que presenta este tipo de materia, ya que podemos encontrarnos ante retos legales que pueden estar relacionadas con el derecho administrativo, laboral, mercantil, penal y financiero, o bien con otras áreas del derecho que se vinculan más a las nuevas tecnologías, como por ejemplo la propiedad intelectual e industrial, el derecho del entretenimiento, entre otras.

Por lo tanto, cuando nos referimos al derecho deportivo, no nos referimos a una materia perfectamente delimitada en derecho, sino que más bien deberemos de tener en cuenta que en este concepto se aglutinan diversas ramas del derecho interconectadas.

Entre todo el elenco de los distintos “frentes legales” relacionados con el derecho deportivo quisiéramos centrarnos en una casuística en concreto: la regulación de las Apps deportivas.

¿Está la regulación de las apps deportivas recogida en el derecho deportivo?

A propósito de las aplicaciones deportivas, deberemos tener en cuenta que ante todo nos encontraremos con un software.

Por lo tanto, y desde el punto de vista del mero desarrollo, si somos clientes de un proveedor de servicios de desarrollo de software, deberemos firmar un contrato que nos proteja en aspectos tales como la cesión de los derechos de propiedad intelectual sobre la aplicación, los plazos de entrega de las diversas fases de desarrollo, o bien la cláusula que se refiere al hosting de los datos e información que se vayan a gestionar a través de la aplicación.

Paralelamente, deberemos de tener muy presente todos los aspectos del software relacionados con el ámbito de la propiedad industrial, y concretamente con el derecho marcario: tanto desde el punto de vista del nombre comercial que le queramos dar a la aplicación objeto de desarrollo (nos interesará proteger la marca desde su mismo nacimiento, llevando a cabo el estudio de viabilidad de registro correspondiente), así como en relación con las distintas marcas que podrán ser utilizadas a través de la aplicación.

En relación con esto último, resultará fundamental para no encontrarnos con una demanda de derechos de terceros, consultar si las marcas que podamos estar utilizando a través de la App cuentan con derechos registrados para el territorio o territorios donde queramos explotar nuestra app.

Otro apartado a tener en cuenta serán todos los aspectos relacionados con la protección de datos y la privacidad: si desde nuestra app recabamos datos e información de usuarios, o bien descargamos cookies, deberemos de tener en cuenta que todas estas acciones deberán de llevarse a cabo mediante la captación del consentimiento de los usuarios, a través de la correcta implementación de las distintas políticas de privacidad y de cookies.

En este sentido, la captación de datos de carácter personal deberá llevarse a cabo mediante un sistema de información por capas, que recoja expresamente el consentimiento de los usuarios para cada finalidad de tratamiento, y permitan al mismo tiempo al titular de la aplicación trazar el consentimiento que los usuarios hayan prestado.

Consideraciones legales

Teniendo en cuenta todo lo anterior, desde Letslaw insistimos en la necesidad de, ante un proyecto de base tecnológica que tenga que ver con una app deportiva, asesorarnos correctamente de la mano de un especialista en derecho digital y de las nuevas tecnologías.

LetsLaw

Letslaw es un despacho de abogados que cuenta con un equipo de especialistas en las distintas áreas del derecho relacionadas con el derecho deportivo.