Las nuevas tecnologías, el uso de Internet y la deslocalización de la información, han provocado la existencia de nuevos modelos de negocio que, en el ámbito de la propiedad intelectual, suponen en muchos casos a la concesión de licencias de derecho de autor en el ámbito digital.

El mundo digital ha multiplicado la conexión de licencias de derechos de autor

En este sentido, el uso de plataformas virtuales que permite el intercambio de información identificando en el ámbito online a licenciantes y licenciatarios, así como la facilidad que permite el consumo de contenidos digitales en un mundo interconectado, sumando a ello la tendencia cada vez más habitual a realizar pagos vía online, ha multiplicado exponencialmente la concesión de licencias de derecho de autor.

Hemos de tener en cuenta que esta tendencia no sólo se reduce a plataformas como NETFLIX o SPOTIFY, que permiten el acceso online y offline a contenidos musicales y audiovisuales, sino también a otro tipo de plataformas como market places (Amazon, eBay, Alibaba, etc.).

Es decir: en entornos como Amazon, y más aún si tenemos en consideración la versión Amazon Prime Video, las licencias no sólo partirán de los propios creadores de las series o películas disponibles a través de la plataforma, sino que también será necesario la utilización de licencias de uso de la propia plataforma de Amazon Prime Video.

Las plataformas digitales otorgan múltiples licencias

A propósito de lo anterior, es necesario tener en cuenta a nivel legal que no sólo será precisa la obtención de licencias por parte de los propios creadores de contenidos, para su cesión a las plataformas digitales y en última instancia, a sus usuarios, sino que también serán necesarias concesiones de licencias de uso por parte de los titulares de plataformas: dichas plataformas se configuran en torno a un software complejo, en el que se introducen además derechos marcarios, creatividades que pueden constituir derechos de autor, e incluso derechos de imagen de personajes públicos.

Estamos hablando por lo tanto de plataformas multilicencia que implica tener en cuenta no sólo licencias de derechos de autor, sino también licencias de marcas, licencias de uso de software, licencias de uso de imágenes, etc.

Las licencias tradicionales han derivado en licencias copyleft avanzadas

Asimismo, es necesario tener en cuenta que la irrupción de las nuevas tecnologías en relación con los tradicionales derechos de propiedad intelectual, ha propiciado también la concesión de nuevos tipos de licencias: desde las ya conocidas como Creative Commons o licencias Copyleft, a los software licenciados como programas de código abierto, que permiten utilizar como base dicho software para poder crear un código nuevo sobre el anterior, y utilizarlo según se especifique en la licencia.

Esta multiplicidad de posibilidades para licenciar todo tipo de intangibles, supone, no sólo una gran oportunidad para el desarrollo de todo tipo de productos, sino también un reto desde el punto de vista del derecho, a la hora de que los técnicos busquen soluciones cada vez más innovadoras, pero al mismo tiempo eficaces, según se desee licenciar en uno u otro sentido.

Teniendo en cuenta lo anterior, nuestra labor como firma de derecho digital debe centrarse en ofrecer un canal de sensibilización a través de este tipo de artículos, así como ofrecer a todo tipo de clientes soluciones aplicadas a cada modelo de negocio, tratando de adaptarse a las necesidades concretas de cada parte, tanto desde el punto de vista de los creadores o empresarios titulares de las plataformas, como desde el punto de vista de los usuarios.

En este contexto, resultará fundamental estar atentos a cómo quedarán reguladas materias como el Geoblocking: si bien el Geblocking ha sido regulada para muchas materias en materia de consumo, han quedado excluidos de dicha regulación los contenidos de tipo digital.

LETSLAW

En Letslaw ayudamos a empresas de todo tipo a cumplir con la normativa en materia de protección de la propiedad intelectual y en todo lo relacionado con el sector digital.