logo

Qué es un contrato de software y cuales son los modelos más comunes

LetsLaw / Derecho Digital  / Qué es un contrato de software y cuales son los modelos más comunes
contrato de software

Qué es un contrato de software y cuales son los modelos más comunes

La evolución del escenario tecnológico en nuestras vidas y negocios, que ha hecho que casi todo gire alrededor del mundo digital, ha afianzado la importancia de los, cada día más comunes, contratos de software

Los contratos de software son una modalidad más de contratación y para llevarlos a cabo podéis contar con abogados como nosotros, especializados en ello. 

Ahora bien, ¿qué es y cuáles son sus modalidades y características principales? Os lo explicamos a lo largo de este artículo.

¿Qué son los contratos de software?

El contrato de software implica que el propietario de este concede un derecho de uso a una persona o empresa a cambio de una remuneración económica. También puede tratarse de un contrato de desarrollo, soporte o mantenimiento, explotación, entre otros. 

¿Qué aspectos mínimos deben recoger los contratos de software?

Según el tipo de contrato y los intereses de las partes, las cláusulas que han de tenerse en cuenta serán las siguientes

  • Las partes firmantes del contrato, con capacidad jurídica suficiente para suscribir el acuerdo
  • Las definiciones de los términos contractuales, en especial, los conceptos técnicos
  • El objeto del contrato (uso interno, autorización para el uso o servicio de terceros…)
  • Los derechos que se transmiten a través de este contrato 
  • Responsabilidad de cada parte
  • Responsabilidad del proveedor 
  • Duración
  • Exclusividad o no
  • Propiedad industrial e intelectual (derechos de autor, marca, know-how…)
  • Precio y forma de pago
  • Confidencialidad
  • Entrega, instalación y compatibilidades
  • Entrega de manuales y documentación 
  • Garantía
  • Fiscalidad
  • Causas de resolución del contrato
  • Ley aplicable y jurisdicción competente 
  • Anexos donde se detalle el producto, requisitos y demás cláusulas adaptadas al contrato y objeto del mismo en particular.

Tipos de contratos de software

Los contratos de licencia de software pueden contener un software de código abierto o de código cerrado (licencias de software propietario o privativo) así como una escala de matices dentro de cada modalidad (en la de código abierto están las permisivas; Academic Free License v.1.2., BSD License, MIT License… las robustas; Common Public License v.1.0., eCos License v.2.0., Mozilla Public License, CDDL…). 

El titular de los derechos (licenciante) autoriza a un tercero (licenciatario) la facultad de usar o reproducir un programa de software dentro de ciertos límites o estipulaciones. No hace falta hacer más que una simple mención a la obviedad de la necesidad de consentimiento, la autorización que conlleva la licencia. Este contrato implica la utilización del software del propietario, protegido por los derechos de autor. Estos contratos excluyen la transmisión y explotación de los derechos del software salvo que se indique otra cosa en el contrato, por eso es muy importante detallar rigurosamente en sus cláusulas todos los puntos de interés de las partes. Los software de código cerrado no incluyen la transmisión del código fuente, por lo que no permiten modificaciones del mismo, mientras que los de código abierto sí lo incluyen, pudiendo evolucionar el mismo según los intereses del usuario al que llegue a sus manos.

Por otro lado, están los contratos de desarrollo de software, donde se crea un software a medida para el objeto y los servicios que quiera prestar una empresa, según su ámbito e instrucciones. Es especialmente importante aquí, establecer detalladamente las responsabilidades de las partes, así como los objetivos que ha de cumplir dicho software.

El contrato de soporte y mantenimiento, el cual cuenta con un software de partida (de licencia o desarrollo), implica que el proveedor vele por el correcto funcionamiento del software, tanto previendo un uso adecuado como la comprobación de la evolución correcta del mismo.

El contrato de Software As A Service (contrato SAAS), el cual incluye una licencia de uso de un software que para comprenderlo mejor se encuentra en lo que conocemos habitualmente como “la nube”, el alojamiento en los servidores del proveedor, pudiendo acceder a él y a su uso correspondiente según lo establecido en el contrato. 

Por último, en los contratos que indicamos en este artículo, hacemos mención del contrato de distribución de software, donde el propietario (licenciante) cede los derechos de explotación a un tercero (distribuidor) en un territorio establecido contractualmente, para su distribución a los usuarios finales (licenciatarios). Esta modalidad implicará una remuneración inicial más unos royalties. 

En Letslaw by RSM contamos con profesionales del derecho digital dispuestos a resolver tus dudas, ofrecerte un asesoramiento personalizado o llevar a cabo la redacción de contratos de software, así como profesionales de muchas otras ramas que estaremos siempre encantados de poder ayudarte. 

Contáctanos

    Al pulsar en "Enviar" aceptas nuestra Política de Privacidad - + Información, para tratar tus datos con la finalidad de tramitar las consultas que puedas plantearnos.

    Acepto recibir comunicaciones comerciales perfiladas por parte de LETSLAW, S.L. conforme a lo dispuesto en nuestra Política de Privacidad - + Información