El inmenso valor de los datos ha hecho que técnicas como el web scraping sean de gran interés para muchas empresas, debido a que ofrecen numerosas facilidades para obtener información para su posterior procesamiento. No obstante, debe analizarse cuándo esta práctica resulta legal y cuándo podría considerarse ilegal.

¿En qué consiste el web scraping?

El web scraping se podría definir como la aplicación de técnicas que permiten la extracción de datos e información de cualquier página web a través de un software.

El proceso se divide en dos fases, una primera de extracción de la información y una segunda fase que consiste en el traslado a un formato que permita su manipulación y procesamiento acorde con los fines deseados.

Aunque muchos de los ataques de web scraping no son conocidos, algunos llegan a tener repercusión internacional; como por ejemplo el caso denunciado por Ryanair en 2008. En este caso se determinó que el web scraping realizado por Atrápalo era legal. No obstante, hay que tener en cuenta que en algunas ocasiones esta práctica puede llegar a ser ilegal.

Los ataques informáticos

Esta práctica pasa a ser ilegal cuando se emplea, por ejemplo, para:

  • Obtención de perfiles de usuarios en redes sociales, o foros.
  • Plagio de contenidos como noticias, artículos, blogs, información médica e información financiera.

Los factores que entran en juego a la hora de determinar la legalidad del web scraping y el posterior uso de la información conseguida son los siguientes:

  • Vulneración de los derechos de propiedad intelectual de los titulares de la página web, en aquellos casos en los que se demuestre la originalidad de la estructura de la base de datos objeto del web scraping, convirtiéndolo en obra intelectualmente protegida.
  • Incumplimiento de la normativa en materia de protección de datos debido a que no se contaría con el consentimiento de los usuarios para proceder al almacenamiento y tratamiento de sus datos.
  • Competencia desleal: Podría producirse una conducta desleal cuando la finalidad llevada a cabo por los terceros que aplican las técnicas de web scraping sea susceptible de ser considerada una imitación, al ofrecer servicios similares a los prestados en la Web que ha sido objeto de web scraping, generando un riesgo de confusión en los usuarios o un aprovechamiento del esfuerzo ajeno.

Asimismo, se debe tener en cuenta que, aunque a través de las páginas web se puede acceder a datos, no significa que puedan ser utilizados de forma indiscriminada para cualquier finalidad.

Asesoría legal y soluciones

A pesar de las facilidades en la utilización de técnicas de web scraping, es necesario que antes de decantarnos por su utilización se actúe con precaución y se realice un análisis previo de los sitios web, para cerciorarnos de que nuestra actividad no incumple ninguno de los factores anteriormente expuestos.

Evitar los ataques de scraping es difícil porque cada vez es más complicado distinguir a los scrapers de los usuarios legítimos.

En este sentido, las compañías más expuestas al plagio de sus contenidos, como las tiendas online, las redes sociales, o empresas con contenidos que estén sujetas a la propiedad intelectual, entre otras, deben reforzar las medidas de seguridad de los contenidos que publiquen en Internet.

Letslaw

Aunque hay algunos trucos para proteger los sitios web es necesario contar con el asesoramiento legal adecuado como el que ofrece Letslaw para evitar que nuestro negocio sufra ataques informáticos de este tipo.

Puedes contactar con los abogados de Ciberseguridad y Protección de Datos de Letslaw para conocer todos los detalles en relación con esta técnica para conocer si estás actuando conforme a la legalidad.