Una de las operaciones societarias más frecuentes entre empresas es precisamente la fusión de empresas. En un contexto de una economía global cada vez más interconectada, las empresas buscan estrategias de expansión pero también de supervivencia financiera en el que toman cada vez más relevancia este tipo de operaciones empresariales.

De hecho, uno de los puntos más relevantes a tener en cuenta para la puesta en marcha de este tipo de operaciones es precisamente si las compañías intervinientes en este proceso cuentan con un domicilio social en el mismo país. O si, por el contrario, se trata de países distintos y nos encontramos ante una operación de fusión de empresas de carácter internacional.

A continuación, indicaremos los principales puntos a tener en cuenta para poder llevar a cabo una operación empresarial de estas características, así como las ventajas y desventajas que pueden plantear estas operaciones en la práctica.

¿Qué es una fusión de empresas y cómo funciona?

Antes de continuar este análisis hemos de preguntarnos por el concepto principal de esta operación.

Esta práctica mercantil supone en líneas generales la vinculación de dos sociedades que, hasta el momento de su fusión, operaban como entes independientes y que, atendiendo a motivos de expansión empresarial, deciden unir sus estructuras societarias y financieras.

Es decir, el producto de una fusión de empresas lo encontraremos precisamente en la extinción de los modelos societarios de la empresa A y la empresa B, para dar como resultado una empresa C que será diferente de las dos anteriores. En contraposición de los casos de una incorporación empresarial (en la cual la empresa A se extinguiría, pero la empresa B se mantendría expandiéndose), las sociedades intervinientes en el proceso modificarán su composición y estructura para dar lugar a una nueva empresa.

Ventajas de la fusión de empresas

El proceso de fusión entre empresas, pese a lo complejo que pueda llegar a resultar, puede producir resultados muy ventajosos. Como, por ejemplo, la optimización de determinados procesos productivos, así como la ampliación de los mercados de ambas empresas con respecto al de la otra parte fusionada, mediante el aprovechamiento de sinergias que, en definitiva, pueden dar lugar a una expansión empresarial a propósito de sus áreas de influencia en los mercados.

Otro de los aspectos ventajosos de un proceso de fusión empresarial de estas características, sobre todo cuando se trata de fusiones a nivel internacional, será el aprovechamiento de ventajas de tipo fiscal y tributario, y ello teniendo en cuenta que, en muchas ocasiones, las autoridades tributarias de los países otorgan beneficios fiscales siempre y cuando las empresas involucradas en el proceso de fusión cumplan ciertos requisitos.

Posibles inconvenientes o complicaciones

Para evitar posibles inconvenientes o complicaciones en el proceso de una fusión empresarial deberemos estar muy atentos, con carácter previo a iniciar este proceso, de cuál será el impacto para ambas compañías involucradas en el proceso, y desarrollar un proceso legal con una estructura lo suficientemente robusta para poder garantizar el éxito del proyecto.

Para ello, uno de los principales aspectos a tener en cuenta será contar con un plan de financiación que permita desarrollar todo el proceso.

Recomendaciones a tener en cuenta

La recomendación principal para poder llevar a cabo con éxito una fusión de empresas es llevar a cabo este proceso empresarial de la mano de una red de expertos y profesionales que, de forma coordinada, logren culminar ágilmente la fusión de empresas de la que se trate con el menor riesgo de cualesquiera contingencias fiscales y a nivel mercantil.

Letslaw es un despacho de abogados especializado en derecho mercantil y fiscal.

letslaw

Letslaw es una firma de abogados internacionales especializada en el derecho de los negocios.