¿Te interesa saber más sobre el Derecho Digital? Estamos inmersos en un mundo en el que los avances tecnológicos no cesan. El interés por la innovación es constante y cada vez más potente. Nunca antes se habían producido progresos tecnológicos tan potentes y en tan poco tiempo. Estos desarrollos transforman la vida desde el punto de vista económico, social y cultural, donde el Derecho tiene un papel fundamental regulando las relaciones entre los actores de cada esfera implicada.

Los profesionales del Derecho, al igual que el resto de profesionales de otros sectores y de la sociedad en general, nos vemos obligados a adaptarnos, ofreciendo servicios que sean capaces de resolver los nuevos conflictos emergentes en este contexto, y que pueden ir desde la protección de datos a la ciberseguridad, pasando por otros aspectos jurídicos surgidos del hecho de tener un pie en la cuarta revolución industrial.

¿Qué es?

El Derecho Digital es una rama del Derecho que ha surgido como consecuencia del avance tecnológico y de su incidencia en todos los aspectos, sectores y disciplinas de la vida. De la necesidad de regular este nuevo contexto en el que nos encontramos, surge el Derecho Digital.

Esta nueva parcela del Derecho, al igual que todas las demás, pretende dar respuesta a las pugnas entre particulares, profesionales y/o entidades en el marco de los servicios de la sociedad de la información e internet.

¿Cuáles son sus áreas?

Se trata de una disciplina que repercute tanto en el ámbito del Derecho público como en el del Derecho privado.

En cuanto al alcance del Derecho Digital en el sector público, lo cierto es que la Administración, en las relaciones entre sus propios organismos, con el cruce de datos, que pueden llegar a ser de extrema sensibilidad, la implementación de procedimientos administrativos, y las relaciones con los administrados; se ve obligada a tomar medidas de protección y desarrollo de herramientas digitales como impulsoras del cambio para la optimización de los servicios públicos.

Esto obliga a que la Administración, y por tanto el Derecho Público, se deban acomodar al Derecho digital, favoreciendo la transformación hacia una Administración electrónica en la que tendrán gran relevancia todos aquellos aspectos que, por razones de orden público, seguridad o salud pública requieran un trato especialmente diligente, extremando su control, guardia y custodia.

Por la parte del Derecho Privado, resulta todavía más evidente, por el hecho de que las nuevas tecnologías ya forman parte del día a día del ciudadano de a pie. Tanto en sus relaciones sociales como en las profesionales, estamos sometidos a un entramado normativo relacionado con el Derecho digital que, aunque no lleguemos a ser del todo conscientes, tiene una gran relevancia.

Hechos tan cotidianos como caminar por la calle, dejar el coche en un parking público, o salir a correr, esconden una serie revelaciones en forma de datos personales cuyo tratamiento requiere una regulación y vigilancia exhaustiva, si bien, todo depende del grado de exposición que cada individuo esté dispuesto a ofrecer.

Tanto en el ámbito del Derecho Público, como en el del Derecho Privado, podemos destacar las siguientes áreas, como son: propiedad intelectual, protección de datos, ciberseguridad, patentes y marcas, o reputación online.

¿Cómo ser un experto en Derecho Digital?

Ser un experto en Derecho digital supone tener una visión transversal del Derecho, por el número de ramas que aglutina. Es importante destacar la incidencia del Derecho Digital en ámbitos tan diversos como el Derecho penal, la propiedad intelectual, o el derecho laboral. Por tanto, un profesional del Derecho digital, no puede ser una persona anclada en un solo nicho jurídico.

A lo anterior, deberá unírsele la habilidad y el conocimiento del mundo de las nuevas tecnologías, lo que favorecerá el estar familiarizado con conceptos técnicos del mundo de las telecomunicaciones y sus herramientas tecnológicas. Todo ello, con la finalidad de comprender a los potenciales clientes, y resolver todas sus dudas sin perder demasiado tiempo.

En conclusión, un experto en nuevas tecnologías debe ser un profesional con amplitud de miras, permanentemente actualizado en las novedades legislativas y tecnológicas, para solucionar todos aquellos conflictos que puedan surgir.

Desde Letslaw contamos en nuestro equipo con profesionales expertos en Derecho digital que ayudan a nuestros clientes a adaptarse y resolver sus dudas relacionadas cualquier materia relacionada con el mundo digital y las nuevas tecnologías, así como a implementar procedimientos que día a día han pasado de necesarios a imprescindibles.