Cultivadores de plantas van perdiendo derechos en recientes decisiones de las Salas de Recurso de la Oficina Europea de la Propiedad Intelectual (EUIPO) al solicitar marcas que incorporan elementos clave de variedades de plantas anteriores. Disputas entre, por ejemplo, criadores de rosas y gardenias están aumentando y la jurisprudencia relacionada evoluciona.

El Articulo 7(1)(m) del Reglamento de la Oficina establece que “las marcas que consistan en, o reproduzcan en sus elementos esenciales, la denominación de una obtención vegetal anterior, registrada con arreglo a la legislación de la Unión o al Derecho nacional, o a los acuerdos internacionales en los que sea parte la Unión o el Estado miembro de que se trate, que establecen la protección de las obtenciones vegetales, y que se refieran a obtenciones vegetales de la misma especie o de especies estrechamente conexas”.  

En el caso R 542/2017-2, la marca solicitada y finalmente rechazada consistía en un signo compuesto por varios componentes verbales, aquí va su representación:

microclover

Para ubicarnos, nos consta que las siguientes variedades de plantas están protegidas con el nombre ‘Micro’ bajo el registro CPVV:

  • Kalanhoë Adans. Dinamarca 18322
  • Pisum sativum L. Reino Unido 11/494

Según lo declarado por la Oficina en esta decisión pues, en la marca en objeto “MICRO” se percibiría como elemento separado de “CLOVER” por estar resaltado en negrita y con una tonalidad de verde más oscura respecto al elemento “CLOVER”. También sería el primer componente de la etiqueta y tendría el mismo tamaño y fuente de “CLOVER” y casi la misma longitud. Por lo tanto, según la Oficina, “MICRO” claramente no sería una componente secundaria de la etiqueta. Sería entonces  irrelevante el hecho que la combinación de estas dos palabras pueda interpretarse el sentido de “pequeño clover”, como sostenido por el solicitante. Por ello se concluye que, en opinión de la Sala de Recurso, la marca aplicada en su componentes esenciales reproducen el nombre de variedad de planta anterior “Micro“.

Atención pues con los nombres que aplicamos hasta a nuestras plantas…