Abogados corporate compliance

El cambio legislativo producido por la Ley Orgánica 5/2010 de 22 de junio, introdujo en nuestro país una de las modificaciones más sustanciales en el derecho penal empresarial desde la aprobación del Código Penal de 1995, la responsabilidad penal de las personas jurídicas. Este cambio incluye la posibilidad de las personas jurídicas de ser consideradas penalmente responsables en dos situaciones:

  • Cuando su representante legal o administrador, haya cometido un delito por cuenta y en provecho de la persona jurídica.
  • Cuando en el ejercicio de las actividades sociales por cuenta y en provecho de la persona jurídica, se haya cometido el delito por uno o varios empleados, cuando el hecho punible se haya cometido por no ejercerse sobre su persona y actividad el debido control por los representantes o administradores legales de la sociedad.

Este nuevo escenario, implica que las sociedades deberán cumplir con la obligación fundamental de control por parte de sus representantes legales, mediante la implementación de sistemas de control de cumplimiento normativo y prevención del delito con el fin de evitar la condena de la persona jurídica. Para evitar exponerse a las consecuencias de estos delitos las empresas están obligadas a conocer las exigencias legales y sus representantes a cumplir con la necesidad de establecer los debidos controles sobre su actividad y empleados.