Registro de Marca Europea

Registro de Marca Europea

El Registro de Marca Europea es la mejor forma de proteger la identidad del producto, modelo de negocio o servicio en todo el territorio de la Unión Europea.

La marca es un factor muy importante dentro de la estrategia de lanzamiento de un producto, un servicio o un modelo de negocio, porque es el elemento principal con el que una empresa se identifica y posteriormente se ve retenido en la mente del consumidor.

El registro de marca es la protección que otorga a su propietario, sea persona física o jurídica, el derecho exclusivo de utilizar el signo distintivo depositado para distinguir los correspondientes productos y servicios.

El registro de la marca de la Unión Europea (EUTM) puede reemplazar la solicitud de registro de una marca española.

El registro de una EUTM se realiza tras su presentación y sucesivo examen. El derecho obtenido desde su depósito confiere una protección unificada en todos los Estados miembros de la Unión Europea a través de un único procedimiento de depósito y registro, que se realiza a través de la Oficina Europea de la Propiedad Intelectual (EUIPO).

Su naturaleza unitaria se refleja en cuanto la marca europea se registra y luego puede ser traspasada, limitada en su clasificación o anulada con efectos en toda la UE.

Hay diferentes tipos de marcas que se pueden depositar en la Unión Europea: las más clásicas, las marcas denominativas, figurativas y marcas figurativas con elementos verbales.

Otros tipos de marca que pueden protegerse son:

  • Sonido, que consiste en el derecho de protección otorgado a una melodía, un sonido u otro tipo de efecto sonoro.
  • Forma, que consiste en la peculiar apariencia exterior, formato, hechura de una imagen.
  • Posición, que consiste en la manera específica en que la marca se coloca o figura en el producto.
  • Patrón, que consiste exclusivamente en un conjunto de elementos que se repiten periódicamente.
  • Olfativa, que consiste en la fórmula particular que está bajo una flagrancia u olor.
  • Movimiento, que consiste en, o incluye, un movimiento o un cambio en la posición de los elementos de una marca
  • Color, que consiste en el color en sí mismo característico para una categoría de productos o servicios.
  • Multimedia, que consiste en, o incluye, una combinación de imágenes y sonido.
  • Holograma, una nueva categoría de marca (desde el 1 de octubre de 2017). Las marcas de holograma están compuestas por elementos con características holográficas.

La marca de la Unión Europea tiene una duración de diez años a partir de la fecha de presentación del registro de marca europea y puede renovarse de manera indefinida durante periodos iguales de diez años. La protección otorgada comienza a partir de la fecha de presentación de la marca.

Después de la presentación de la marca, esta se examina y luego se publica en el boletín de marcas europeas. A partir de la fecha de publicación, transcurrirán tres meses dentro de los cuales los terceros interesados pueden presentar una oposición al registro de la marca. Si este período transcurre sin oposición, la marca será registrada por la Oficina Europea de la Propiedad Intelectual (EUIPO) con sede en Alicante.

Tanto la solicitud de marca europea como el registro de marca europea otorgan a su titular el derecho de acceder a la protección aduanera, o solicitar la incautación de productos falsificados.

Para obtener más información sobre la presentación de una marca de la Unión Europea, contáctenos.