Con el inicio del nuevo año llegan los nuevos nombres de dominio de alto nivel (TLD) a Internet. Desde su nacimiento, la Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números (ICANN), es la responsable de la introducción, gestión y promoción de la competición en el registro de los nombres de dominio.

Tras haber estudiado las numerosas peticiones de registro realizadas en 2012 por empresas, comunidades, grupos y sectores específicos, en las que se pretendía el registro de sus marcas o nombres comerciales (como por ejemplo sería www.letslaw.letslaw) la ICANN dará entrada a 1.930 nuevos dominios de máximo nivel durante el primer trimestre de 2013 (hasta el momento, existían únicamente 22 dominios genéricos de primer nivel “gTLD.

Desde un punto de vista legal, una de las mayores preocupaciones para el Icann en el registro de este tipo de dominios, ha sido la ciberocupación en la Red y este punto ha sido una de las razones para que se aceptaran cerca de 2.000 nuevos nombres.

Aproximadamente un 10% de las solicitudes de dominios se realizan con fines especulativos, es decir, con la expectativa de revenderlos a su legítimo propietario, titular de la marca registrada.

Esto sucedía habitualmente cuando se trataba de extensiones .com o .net, con precios de adquisición bajos y accesibles a cualquier usuario.

Sin embargo, el registros de estos nuevos dominios de nivel alto, suponen un gran desembolso para aquellos que deseen registrarlos. Grandes empresas como Apple, Audi, Amazon o Hilton han desembolsado ya más de 144.000 Euros para solicitar un dominio con su nombre, a los que habrá que sumar aproximadamente 20.000 Euros en concepto de costes de mantenimiento anual de los dominios.

Asimismo, presentar una solicitud de registro (gTLD) podría conllevar una serie de riesgos para el hipotético titular. Cuando se solicita un nuevo gTLD, se está solicitando en realidad un negocio de registro, puesto que el titular de este dominio será responsable de una pieza fundamental y altamente visible de la infraestructura de Internet. Así pues, los titulares de los nuevos dominios de nivel alto serán responsables de la administración del registro de dominios que quieran acogerse al suyo.

Nos encontramos por lo tanto ante una revolución en el mundo de internet, en donde tendrá lugar una lucha por el posicionamiento, exclusividad, liderazgo e imagen de marca, que incidirá de manera decisiva en el futuro de las empresas más importantes a nivel mundial.

Empresas tecnológicas de primer nivel ya han comenzado su particular “guerra de dominios” en la que, por ejemplo, Google y Microsoft se enfrentan por las terminaciones .live y .docs, al igual que sucede con Google y Amazon, que han coincidido en 20 dominios.

El Icann, ante esta situación, ha previsto un sistema de alertas para proteger a las marcas denominado “trademark clearinhouse”.

Este sistema emite un aviso a la entidad o empresa que ha prerregistrado un nombre de dominio de este nivel si hay una tercera persona que solicita el mismo dominio. Una vez recibida la alerta, la compañía propietaria de la marca podrá decidir si inicia acciones legales contra este tercero.

Por otro lado, en el caso en el que el registro ilegítimo se haya realizado y haya sido aceptado por la ICANN, el titular de la marca podrá recurrir a un mecanismo de arbitraje llamado “UDRP” que resolverá las disputas sobre dominios.

Estos nuevos dominios sin duda generarán un gran número de litigios y disputas entre grandes empresas y marcas comerciales con el fin de registrar el mayor número posible de dominios de nivel alto.

Letslaw es un despacho de abogados especializado en derecho de internet, derecho digital y de los negocios