El gambling o juego regulado en español hace referencia, tal y como expone el artículo 3 de la Ley 13/2011, de 27 de mayo, de regulación del juego (“Ley del Juego”), a toda aquella actividad que implique arriesgar dinero u objetos con un valor económico evaluable de cualquier forma sobre resultados inciertos y futuros que dependen del azar.

Este tipo de actividades se encuentran reguladas en España en la Ley del Juego en la que se incluyen las diferentes modalidades existentes. Así como en el Real Decreto 1613/2011 de 14 de noviembre relativo a los requisitos técnicos y el Real Decreto 1614/2011 de 14 de noviembre relativo a los requisitos para ejercer la actividad.

A nivel autonómico, existen también normativas específicas como en Madrid, Cataluña o Asturias que regulan específicamente aspectos del juego aplicables en dichos territorios.

¿Qué es el gambling?

Se considera gambling a toda aquella actividad de juego en las que se apueste dinero u otros objetos económicamente evaluables con el objetivo de obtener una ganancia por parte de los participantes. Ya sea fruto del azar o de su habilidad.

La Ley del Juego contempla todas aquellas categorías de juego que se consideran reguladas. Señala que toda aquella modalidad de juego no incluida en la Ley debe considerarse prohibida.

Entre las modalidades de juego regulado se encuentran las apuestas deportivas e hípicas, las apuestas cruzadas, la lotería (reservadas por la ley a la Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado y a la ONCE), las máquinas de azar, el Black Jack, el bingo, los concursos, las rifas, el punto y banca, el póquer, la ruleta, el juego ocasional y los juegos complementarios.

Asimismo, la propia Ley del Juego excluye de su regulación las combinaciones aleatorias con fines publicitarios (sorteos promocionales). Así como los juegos o competiciones de puro ocio que constituyan usos sociales desarrollados en ámbito estatal y las actividades de juego realizadas por medios electrónicos de ámbito no estatal.

¿Cómo se regula el juego en España?

La Ley del Juego establece los requisitos para que el juego se lleve a cabo de manera legal en España.

La organización de juegos con carácter no ocasional requiere, para su legalidad en España, la obtención de una licencia ante la Dirección General de Ordenación del Juego.

Dicho requisito conlleva la necesidad de obtener, por parte del operador de juego, una licencia general que lo habilite para el ejercicio de las modalidades de juego permitidas y una licencia singular que habilite a su titular a la explotación de la modalidad concreta de juego regulado que pretende organizar y explotar.

La obtención de estas licencias requiere del cumplimiento de una serie de requisitos jurídicos, técnicos y económicos y conlleva el cumplimiento de una serie de obligaciones por parte de los operadores de juego.

¿Y en Europa?

La regulación del juego a nivel europeo varía en función de casa país. Así, por ejemplo, Alemania cuenta con una de las regulaciones más estrictas de Europa estando solamente permitida las apuestas deportivas y la lotería.

Italia ha resultado tradicionalmente un mercado mucho más atractivo para los operadores. Actualmente cuenta con un modelo de licencias similar al de España e implementa una estricta normativa contra la posibilidad del blanqueo de capitales.

Por su parte, países como Letonia, han prohibido la realización de publicidad sobre juegos de apuestas.

En definitiva, la regulación en materia de juego no se encuentra regulada a nivel europeo, contando cada estado miembro con su propia regulación interna en esta materia.

Letslaw

Letslaw cuenta con un equipo de abogados altamente especializado en el asesoramiento a empresas y particulares en materia de juego, concursos y sorteos.

letslaw

Letslaw es una firma de abogados internacionales especializada en el derecho de los negocios.